sábado, 23 de junio de 2012

Matilde


 Y bueno.. La mano que tengo tatuada en el pecho es la tuya. Tatuada de “Quedate acá..” ; de “ no te lo vas a llevar..”.
   Y tatuada tu cara en mi alma con el color justo de tu voz. De tu sonrisa honesta. De hacerme vivir un mundo imaginario precioso cuando el mío se ponía feo.. De haberme cambiado una pesadilla por “Calamares con Arroz..” . Te debe haber costado tantas lágrimas..!
  Trato de devolverte cada sonrisa, cada cuidado, cada atención, cada segundo de vida. Pero es tal la calidad de todo lo que me diste, que me rindo.. Imposible igualar un amor de Madre tan grande.. Leona..Campeona..Fuerte, firme, suave, cálida, justa.. ha sido tanto tu esfuerzo.. Dios ve todo.. Sos exactamente lo que Él debe haber soñado que una Madre fuera.. Debe usarte de ejemplo para no colgar un cartel de “Se Vende” en el Cielo. Todo eso sos, mi querida Vieja.
   Como se dice.. Complejo de Edipo?.. que sea un complejísimo. Un “insolucionable“ complejo.  Incuestionable, será.
   Te voy a agradecer siempre tanto respeto, aguante, ganas, cuidado, paciencia.. Todo eso sos, Vieja. Y esto es solo lo que las palabras pueden describir. La profundidad que gana la mirada en los ojos de una Madre cuando muestra el amor es exquisita. Yo a esa mirada la conozco de memoria.  Tatuada a fuego en el alma, en mi corazón, en mi vida. No empalaga el amor a vos, Vieja..  Me recuerda todo eso. Y tanto más..!! Gracias Vieja por haber estado tan atenta siempre..  Ojalá pudiera abrazarte más fuerte sin que te duela la espalda..