sábado, 21 de mayo de 2011

Insomnio

 Inspiración me estaba buscando desesperadamente pero se tomó dos copas de más y terminó curtiendo con Morfeo afuera de casa, al lado del sauce llorón. No hay caso. La única que pide pista es Cursilería, que está más mimosa que nunca. Me susurra cosas pardas al oído y está caliente porque oye el gemido de los otros dos al lado del sauce llorón. Entonces hoy la noche es grotesca. Grotesca y parda.. Yo que la esperaba con un Malbec.. me cayó con un Ferné'.   

El tirador

     Me bajo en Palermo a las ocho de la mañana. Llegó el día de operarme. Bajo del taxi y la mano ya me duele. Me hice el rústico y le pegué a la pared. Me salió un ganglión en el tendón, a la altura de la muñeca. Me cruzo con un tipo que viene ó va a trabajar. Por el buzo, trabaja juntando la basura. O barriendo. "Tenés un peso para el colectivo"."No tengo". "Daale, pa' la suerte..". "No tengo".
    Jamás pensé que ese tendón se vería de ese modo, y mucho menos que pudiera limpiarse al punto de ver su color nacarado, dentro de mi mano, mientras muevo los dedos y éste sube y baja haciendo ruido a algo mal lubricado. Claro, la sangre que limpió el cirujano lo lubrica. Al no estar la sangre lubricándolo, hace ruido.
    Pero ahí está. Lo veo por última vez mientras el cirujano sutura la herida. Al final, sobre la cicatriz, pone una moneda y venda muy firme, varias vueltas alrededor de mi muñeca. "Me va a doler el tendón que me operaste?". "No"."Bueno".
    Ya que todo el trato y la operación furon rústicos, me despido algo seco y salgo a la calle.
   Veinte minutos después estoy en Belgrano. Ya salí de la farmacia y tengo los antibióticos que tengo que tomar, más un desinflamatorio y, lo más importante, los calmantes. "Cuando tengas que tomarlos, te vas a dar cuenta". Cirujano y la puta que te parió, te hacés el rústico y la mano me va a doler.

Más información »